Ramón Astray

Se pueden tener ideas «quiméricas», imaginarias, sin fundamento, abstractas, pero las posibilidades que entrañan las líneas, los volúmenes y los colores han de obrar en la sensibilidad e inteligencia humana. La imitación sin conocimiento e involucraciones por parte del autor conducen irremediablemente al absurdo.